Categoría: Tips , 05 Abril, 2018

10 tips para tener una casa libre de estrés

10 tips para tener una casa libre de estrés

Nuestra casa dice mucho de nosotros mismos. Generalmente, cuando nos sentimos abrumados y estresados tendemos a descuidar los ambientes personales y, cuando nos damos cuenta, todo es un caos. Sucede del modo inverso también: nuestra casa influye en nosotros y en nuestra salud. Una casa oscura y descuidada a la vista no hará más que ponernos de mal humor cuando llegamos de un largo día de trabajo. Por suerte, hay muchos trucos que podemos aplicar para desestresar el hogar. Hoy te traemos diez de ellos para ayudarte a ambientar tu casa de forma armónica y bonita y espantar cualquier signo de estrés de tu vida. 


1. Despeja los ambientes


Tener las habitaciones sobrecargadas de objetos y muebles puede generar que nosotros mismos nos sobrecarguemos. Tampoco es nada lindo ir esquivando puntas de muebles o saltando adornos. Lo importante es que el aire y la energía circulen lo mejor posible. Por eso, si está en tus posibilidades (y más aún si vives en un departamento pequeño), quita alguna decoración que pueda estar demás, haz espacio entre los muebles, vacía estantes y despeja las zonas de paso. 


2. Convive con la naturaleza


Las plantas de interior son grandes aliados contra el estrés: son económicas y fáciles de adquirir, quedan bonitas donde sea que las coloques, y purifican el aire (lo cual impacta positivamente en nuestro estado de ánimo). Incluso está comprobado que estar rodeado de elementos naturales fomenta una interacción más amigable con los demás. 

Pero no hablamos solo de plantas, también las flores son perfectas para la decoración anti-estrés. Si bien todas las especies sirven para perfumar y alegrar el ambiente, se recomiendan especialmente las orquídeas, las rosas, los geranios, la lavanda y los lirios, porque ayudan a mantener  la mente tranquila.

Sin dudas requiere muy poco esfuerzo colocar alguna flor o planta a los espacios vacíos de la casa. Eso sí, cuídalas bien y cámbialas si se te marchitan.



3. Elige diseños simples antes que a rayas


Los patrones textiles o el papel pintado de las paredes también pueden tornarse excesivos a la vista. Una verdadera sala anti-estrés es aquella que cuenta con patrones suaves, por eso te recomendamos empezar a elegir texturas más soft y lisas para sentirte relajado de verdad.



4. Abre las ventanas de par en par


La luz del sol y el aire fresco son reductores naturales del estrés y la depresión, por eso debemos cerciorarnos de mantenerlas abiertas y despejadas, para que los ambientes se ventilen y la luz solar entre a darle vida al espacio. A nadie le gusta vivir en habitaciones oscuras respirando aire estancado, así que de ahora en más, asegúrate de abrir cortinas y persianas ni bien despiertes en la mañana para empezar el día con buena energía.



5. Reduce la cantidad de espejos


Quizás suene extraño, pero los espejos no son buenos para combatir el estrés. Esto sucede porque hay personas que se estresan más por su apariencia si hay varios espejos juntos. No es que te haremos quitar el espejo del baño donde te afeitas o te arreglas, pero no estaría de más considerar remover algún espejo si tienes varios esparcidos por la casa. 

6. Incorpora elementos del Oriente


La India es el país oriental de referencia en las prácticas de relajación; de hecho, fue allí de donde surgió el yoga.  Pero estas prácticas suelen ir acompañadas de otros elementos que tienen efectos relajantes, como los inciensos o los aceites aromáticos, piedras energéticas e incluso pequeñas fuentes. Además de que son muy fáciles de conseguir, si los incorporas en algunas habitaciones, obtendrás ambientes perfumados y revitalizados que te llenarán  de calma.



7. El azul, el color antiestrés


El azul es el color ideal para pintar alguna pared de tu dormitorio o incorporar adornos con esos tonos, porque este color te relaja, reduce la presión arterial y te mantiene menos estresado y más somnoliento. También se puede combinar con otros colores; por ejemplo, el blanco refuerza todas esas características relajantes, y los colores pasteles son suaves y perfectos para la hora de la relajación.



8. Momentos felices


Un truco que no falla para sentirnos bien apenas llegamos a casa, es tener a la vista fotos familiares, de amigos, o incluso de la mascota. Nada más lindo que estar rodeado de imágenes de instantes felices.




9. Aplica el Feng Shui en el dormitorio


Volviendo a los países orientales, el Feng Shui es un arte milenario chino que se basa en la armonía del espacio físico con el yo individual. Esta filosofía nos dice que, para generar un flujo de energía relajante en nuestro dormitorio, debemos colocar nuestra cama en el lado opuesto a la puerta, pero no directamente frente a ella.

10. Orden y limpieza


Todos hemos escuchado alguna vez la frase “una habitación ordenada equivale a una mente ordenada”. Esta vez, ese enunciado tiene más fuerza que nunca; incluso existen estudios que aseguran que hay una relación entre los propietarios de los hogares más desordenados y los niveles altos de cortisol (la hormona del estrés). Sabemos que la limpieza de un hogar (principalmente si es una casa grande) puede darnos pereza o molestia, pero es realmente importante ser conscientes de que afecta a todos los que habitan en ella. Por eso siempre es bueno tener alguna rutina semanal o contraer ciertos hábitos más detallados, como tirar la bolsa de la basura ni bien esté llena.


Nuestra casa debería ser un lugar donde solo nos relajemos y estemos felices. Con estos tips, ahora ya sabes cómo lograrlo. 

¡Comparte con tus amigos!
¿Qué te pareció esta noticia?