Categoría: Tips , 13 Diciembre, 2017

¿Verano en casa? Cómo ganarle al calor

¿Verano en casa? Cómo ganarle al calor

Te toca quedarte el verano en casa, la temperatura sube cada vez más y la paciencia baja proporcionalmente. ¿Cómo disfrutar del calor en lugar de padecerlo? Desde InfoCasas te compartimos una serie de tips que te serán de mucha ayuda no solo contra el calor, también para ahorrar costos y optimizar el consumo de energía.

Un color contra el calor


Si en tus planes está pintar la casa en estas fechas, es una buena oportunidad para elegir un color que te sirva de escudo contra las altas temperaturas. Las paredes blancas reflejan luz y calor, mientras que las paredes negras lo absorben más. La diferencia entre una pared blanca con una negra en cuanto absorción de calor, es de un 50%

El resto de la paleta de colores tiene también sus ventajas y desventajas, ya que los más brillantes nos protegen mejor del calor por encima de los pasteles.


Obra del arquitecto boliviano aimara Freddy Mamani, con colores brillantes que son más efectivas contra el calor

La ayuda de la naturaleza


Las plantas saben defenderse del calor desde mucho antes que nosotros: el primer aire acondicionado del mundo fue la sombra. Por eso, la presencia de árboles alrededor de una casa con jardín siempre es recomendable, sobre todo si tienen hojas caducas (así en invierno pasa la luz solar y en verano el follaje te proteje de la radiación). Las ramas forman capas de aire que refrescan la atmósfera además de oxigenar. Chequear el jardín es un buen consejo si pensás en mudarte en estas fechas.

En caso de vivir en departamento, la presencia de plantas funciona casi tan bien como los árboles en una casa. Obviamente no hablamos de la sombra, nos referimos sí a una enredadera en la parte externa de una pared que cree una capa protectora contra la temperatura extrema; un excelente aislante natural. También las plantas en el balcón y en el interior del ambiente refrescan el aire. Al regarlas por las noches, el agua al evaporarse hace bajar la temperatura del ambiente.


Una casa con un buen jardín arbolado siempre es más fresca

Trucos milenarios


Los antiguos persas inventaron algo que te va a ser de mucha ayuda contra el calor: la persiana. Ubicada en el exterior, bloquea la luz solar y al mismo tiempo deja pasar el aire. Puede bajar la temperatura un promedio de 6°C, lo que permite un ahorro de hasta 7% en electricidad.

Mientras tanto, los antiguos egipcios decidieron usar muebles de mimbre: son decorativos, livianos, fáciles de mover, y su estructura permite mejor la circulación del aire. Si Tutankamón (que fue enterrado junto a una silla de mimbre) los usó hace más de 3 mil años, ¿por qué nosotros no? 


Persianas, un gran aliado contra el calor

58°C


Dicen que esa fue la temperatura más alta registrada en la superficie de la Tierra, sucedió en Libia, el 2 de septiembre de 1922. Si no quieres saber lo que se siente, podés reforzar las paredes de tu casa o departamento que más tiempo reciben la luz solar durante el día... ¿Cómo? Paredes dobles con aislamiento de fibra de vidrio o cámara de aire siempre es un tip muy efectivo. También las ventanas: doble cristal con cámara de aire entre las placas es la mejor solución.

Es posible así reducir hasta un 60% la absorción del calor, que también nos ahorra uso de aire acondicionado.

No vivas en Venus


Si en la Tierra se llegó alguna vez a los 58ºC, en Venus la temperatura promedio es de 463,85 ºC. Para evitar este tipo de experiencias interplanetarias una buena opción artesanal cuando falla el aire acondicionado o cuando directamente no lo tenemos, es colocar frente al ventilador un recipiente con hielo. Eso refresca el aire en lugar de solo remover la atmósfera caliente venusiana que nos rodea cuando aprieta el calor. Con este truco la temperatura de una habitación puede bajar unos 3 o 4 ºC.



La ventilación cruzada también es útil para renovar el aire: abrir ventanas o puertas en paredes opuestas genera algunas veces diferencia de presión que causa una brisa que recorre la casa o departamento. Eso sí, cuidado con los días muy ventosos, la circulación se vuelve muy fuerte y termina siendo más una molestia que una ayuda.

Una última cosa: desconectar todo lo eléctrico que no estés usando. Desde luces hasta electrodomésticos, son como calentadores en miniatura que, sin darnos cuenta, van sumando temperatura al hogar que bien podemos evitar (además del ahorro energético que esto significa).Si usas aire acondicionado, la temperatura recomendada es de 22°C. Más frío nos podemos enfermar. No te olvides que cada grado que se baja en el aire acondicionado es más de un 4% de consumo eléctrico.



Así que si no quieres vivir en Venus mejor escucha a la naturaleza, a los viejos persas, los antiguos egipcios, y los modernos de InfoCasas, así disfrutarás más el verano en casa.

¡Comparte con tus amigos!
¿Qué te pareció esta noticia?